Los inocentes en el extranjero

    Rolando Sarraff Trujillo (alias 'Roly') fue arrestado en noviembre de 1995, acusado de espionaje y sentenciado
    a 25 años de prisión por un tribunal militar cubano. Desde entonces todo el mundo fuera de Cuba, desde
    grupos de derechos humanos hasta sus hermanas, lo han declarado inocente. Incluso Roly declaró desde la
    prisión que fue encarcelado injustamente. Sin embargo, en su conferencia de prensa del 17 de diciembre de
    2014 anunciando el restablecimiento de las relaciones con Cuba, el presidente de los Estados Unidos declaró
    ante el mundo que Roly era el espía más importante que las agencias de inteligencia yanquis jamás habían
    tenido en Cuba. La administración de Obama alegó que Roly había sido un criptógrafo y que fue él quien pasó
    los códigos secretos a la CIA que le permitieron a los Estados Unidos capturar a los Cinco Cubanos - tres de
    los cuales los intercambiaron por Roly - a Ana Belen Montes, una empleada de alto rango de la Agencia de
    Inteligencia de Defensa, y al matrimonio de Kendall y Gwen Myers, el primero de los cuales era un alto
    funcionario del Gobierno de los Estados Unidos. Sin embargo, mientras que los tres restantes miembros de
    los Cinco Cubanos fueron recibidos como héroes en Cuba y asimismo Alan Gross fue recibido como un héroe
    en los Estados Unidos, al pobre Roly lo sacaron furtivamente por la puerta de atrás y hasta el día de hoy lo
    mantienen fuera del alcance de la prensa.

    Una pregunta evidente que todos los interesados ​​en el intercambio de espías deben preguntarse entonces es
    si Roly fue al fin y al cabo culpable o no? ¿Espió este individuo para los Estados Unidos? ¿Le pasó códigos
    criptográficos secretos a la CIA? ¿Merec sus 20 años de prisión?

    Aquí no voy a abordar estas cuestiones específicamente porque sé por experiencia propia que Roly
    efectivamente pasó información confidencial a la CIA. Lo hizo a través mío. Específicamente pasó información
    en junio de 1992 y nuevamente en marzo de 1993. Lo hizo a pedido de Fidel Castro. El Ministerio del Interior
    le ordenó al Teniente Sarraff que envíe esa información a la CIA a través mío con el fin de inducir a la agencia
    a que envíe un equipo de extracción para sacar a los miembros del PR-2 de la isla. Castro tenía en mente
    tenderle una trampa a los yanquis. Este es un hecho corroborado por el informe del FBI fechado el 2 de
    septiembre de 1992 y por medio de las grabaciones que yo hice de agentes del FBI y de la CIA. A Roly lo
    condenan por otra cosa. Lo condenan por pasar información después de junio de 1994 a través de Pepe
    Cohen y por tratar de escapar de la isla. Lo único que queda por resolver es si alguna vez pasó códigos
    criptográficos.

    Hay dos trocitos importantes de información que respondan estas preguntas para mí.

    A. Una es que en una llamada telefónica que mantuve y grabé con Pepe Cohen en el
         2009, negó conocer a Roly. Pepe no quería hablar de su compañero de la secundaria.
       Cada vez que yo sacaba el tema, Pepe desviaba el diálogo alegando que conocía a
       muchos Rolys y Rolandos en la isla.

         ¿Por qué iba a negar a Roly si este ya estaba encerrado en una cárcel? ¿Qué riesgo
         corría?

    1. ¿Fue acaso que le preocupaba que si daba información sobre Roly, los
       cubanos reabrirían el caso de Roly y le aplicarían una más severa?

       Asumiendo que fuera así esto confirmaría que Pepe y Roly compartieron
       algunos secretos que Fidel desconocía.

    2. ¿O estaba Pepe preocupado por terceros, tal vez por personas que actuaron
       como intermediarios entre Pepe y Roly y que estaban todavía en la isla?
       Ciertamente, el primo de Pepe, un tal Ramón Riopedes Valdés, era un
       estrecho colaborador y sabía todo sobre el PR-2. Usábamos el teléfono de
       su mamá, Fina Valdés, tía de Pepe, para hacer llamadas de emergencias.

    De cualquiera de las dos maneras, esto confirma que Pepe y Roly estaban en
    comunicación directamente o a través de terceros después de que Pepe se escapó
    de Cuba en agosto de 1994.


    B. La otra es que Lázara fue convocada por el tribunal militar en el juicio de Roly.

       Obviamente, la única razón para ser citada es que el caso de Roly de alguna
       manera la involucraba a ella. La indagatoria de Roly tenía algo que ver con el
       triángulo Pepe-Roly-Lázara, o sea con el PR-2. Pero lo interesante es que el
       Gobierno cubano no arresta a Lázara aún cuando ella hizo todo lo posible para
       salir de Cuba por la vía legal después de que Pepe se escapó. El Gobierno
       cubano simplemente le negó su visa de salida a pesar de que ella se ha
       quejado a través de organizaciones de derechos humanos y de la prensa.

       Por lo tanto, si Lázara tenía algo que ver con el caso de Roly, pero al mismo
       tiempo no fue encarcelada a pesar de que el Gobierno sabía de su participación
       en el grupo PR-2 y de sus envíos a través mío a la CIA, es obvio de que ella no
       estaba pasando información a la CIA a través de Pepe después de que este se
       fugó. Habría sido suicidio. Tanto él como ella sabían que el Gobierno le pondría el
       ojo encima después de la huida de Pepe. De todos modos, Lázara había dejado su
       trabajo en el ministerio en marzo de 1994. Ya no tenía acceso a información fresca.

         Por el contrario, Roly no sólo estaba en contacto con Pepe, seguramente a través
       de terceros después de que este desertó en agosto de 1994, pero también estaba
       haciendo planes para escapar. Esas personas que servían de mensajeros entre los
       dos y que eran amigos íntimos y familiares eran los que Pepe estaba protegiendo
       cuando negó conocer a Roly. Es posible que la CIA todavía utilizaba a algunos de
       estos contactos en el 2009 si Pepe estaba temeroso de que sus coberturas fueran
       sopladas.

    Sin embargo, aquí no voy a discutir si Roly fue o no culpable. Lo que me interesa resolver es la cuestión de
    si Roly era un criptógrafo y si pasó códigos criptográficos a los Estados Unidos que le permitió a la contra-
    inteligencia americana detectar y capturar a la Red Avispa, a Ana Belén Montes y a los Myers. Voy a
    argumentar que esta es una gran mentira que el presidente Obama y su equipo manufacturaron desde el
    momento en que iniciaron diálogos secretos con el gobierno cubano.

    La historia oficial...  ambas

    Ana Belén Montes fue detenida en septiembre del 2001 después de estar bajo vigilancia por varios meses.
    ¿Cómo sabía el FBI que había un topo dentro de la Agencia de Inteligencia de Defensa? ¿Cuál es la historia
    oficial?

    La información pública muestra dos versiones contradictorias. Sin embargo, ambas originan en las mismas
    fuentes. Veamos estos dos libretos de película que escribieron para desinformar al público.


    Libreto de Hollywood # 1

    En abril del 2013, más de un año y medio atrás, el periodista de investigación Jim Popkin escribe un artículo
    en el Washington Post sobre cómo las agencias detectaron y capturaron a Ana Montes. Narra una aventura
    de esas de Agente 007 como para película. Dos sabuesos computadorizados rastrean a Montes mediante el
    escaneo de la base de datos de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA). De acuerdo a Popkin, en
    septiembre del año 2000, una mujer no identificada que trabajaba para una agencia de inteligencia - al parecer
    una agente del FBI - contacta al ex agente de la DIA Chris Simmons, un individuo que alardea ser un experto
    caza-topos. Simmons es algo así como una celebridad en la comunidad de exiliados de Miami, especialmente
    entre los aficionados que siguen asuntos de inteligencia. Es entrevistado periódicamente por los canales de
    información del exilio que a menudo le piden sus opiniones. Esta mujer anónima le cuenta a Simmons de un
    topo en el Gobierno americano que el FBI no ha podido identificar y que le está pasando información sensible
    a Cuba.

    Sintiendo que la información que recibió de esta agente es de gran importancia, Simmons contacta a su
    amigo Scott Carmichael que todavía trabaja en la DIA. Para hacer su fábula más creíble, Popkin presenta a
    Carmichael como un experimentado cazador de topos... aunque Carmichael no se considera a sí mismo más
    que "un guardia de seguridad de supermercado". Aquí tengo que estar de acuerdo con Carmichael. Popkin
    es haciendo una montaña de un montoncito de barro.

    Según Popkin, Carmichael astutamente explora la base de datos de la DIA en busca del empleado que ha
    comprado un ordenador portátil Toshiba, la única pista que tienen los cazadores de topos, información que
    supuestamente proviene de la investigación de la Red Avispa. El sistema escupe el nombre de Ana Montes
    a raíz de que ella utilizó una tarjeta de crédito para comprar el ordenador. Este pequeño detalle termina por
    deschavarla. Carmichael le cuenta lo que descubrió al agente especial del FBI John McCoy, pero este se
    niega a actuar alegando que esos datos son aplicables a cualquiera. No fácilmente disuadido, Carmichael va
    por encima de McCoy a su jefe. Varias semanas de insistente persuasión más tarde, el FBI, un poco a
    regañadientes, finalmente decide poner a Montes bajo vigilancia. El equipo de contraespionaje descubre que
    Ana hace una llamada telefónica sospechosa. Llama desde un teléfono público a pesar de que tiene un teléfono
    celular. Obviamente, Ana está actuando en forma bastante rara para una empleada de alto rango del Gobierno
    que casualmente también toma decisiones claves sobre la política a seguir hacia Cuba.

    El FBI solicita una orden judicial para hacer una operación secreta de 'bolsa negra' en el apartamento de
    Montes.  Los ladrones irrumpen legalmente dentro de su casa y descubren la computadora Toshiba, una radio
    de onda corta, y otros elementos sospechosos. La computadora contiene además los códigos criptográficos
    y un programa facilitado por el Servicio de Inteligencia de Cuba (CUIS) para traducirlos. Esta evidencia servirá
    para procesarla. Ana Montes es arrestada, condenada y sentenciada a 25 años de prisión.



    Libreto de Hollywood # 2

    En su segundo artículo, el que escribe un año y medio más tarde, Popkin cuenta el cuento exactamente
    en dirección opuesta. Empieza con los códigos criptográficos y termina con Ana. La fábula conmovedora
    comienza en la isla angelical de Cuba donde las cámaras lentamente van enfocándose en un periodista
    solitario que trabaja en el M-XV, el directorio que pincha teléfonos y espía a los espías cubanos. Su trabajo
    es delatar a compañeros de trabajo en el Ministerio del Interior, colocar insectitos de escuche, y escribir
    informes. Es el método que Fidel Castro ideó para garantizar la lealtad en las filas. Pero resulta que Rolando
    Sarraff Trujillo - alias 'Roly' - el hijo de dos fanáticos que ayudaron a Fidel en la Sierra, es secretamente un
    criptógrafo experto, una habilidad que desarrolló en su tiempo libre mientras paseaba por el Malecón todos los
    días. Ahora, es bien sabido que el G2 es una institución compartimentada. Todos los servicios de inteligencia
    lo son y deben serlo. La mano derecha no sabe lo que hace la izquierda. Pero por razones inexplicables, Roly
    tiene acceso a los códigos secretos desarrollados en el M-XI, el Directorio de Criptografía. Para hacer la
    escena creíble, las cámaras de Hollywood enfocan en un agujero que Roly pacientemente taladró en las
    paredes que separan un directorio de otro. Es a, por ese agujerito, que Roly fue sifoneando la información
    que luego compartiría con la CIA.

    (1994) Roly ahora entra en contacto con la CIA, un proceso trivial, apenas una llamada telefónica desde La
    Habana a Washington. Y por supuesto, la Agencia ciegamente salta a la oportunidad que les brinda este topo
    solitario desconocido. Roly pasa los códigos a los yanquis y ellos comienzan a monitorear las comunicaciones
    entre Cuba y sus agentes.

       a. (1998) La Agencia primero descubre que el G2 está enviando instrucciones codificadas a
            un grupo de unos 30 o 40 presuntos exiliados en Miami que son en realidad espías cubanos
            que han infiltrado a los grupos anticastristas. Gracias a los códigos de oro provistos por
            Roly, el FBI detecta y detiene a estos individuos. El operativo tarda cuatro años, o sea los
            arrestan cuatro años después de que Roly envía los códigos. Lo que ha ocurrido es que
            los jefes del G2, estúpido de ellos, no se dieron cuenta de que debían haber cambiado
            los códigos un poco más frecuentemente que cada 20 años.

       b. (2001) La siguiente en caer es Ana Montes. La CIA escucha y descubre que sus 'handlers'
            en La Habana la están dirgiendo a través de mensajes en clave que ella recibe por medio
            de una radio de onda corta. Gracias al tesoro de códigos proporcionados por Roly, otro
     topo muerde el polvo. Afortunadamente para los investigadores americanos, el G2 todavía
     no se avispó de que tiene que cambiar los códigos cada tanto.

       c. (2009) Los últimos en caer son los Myers, pero la tarea de detectarlos es un mucho más
            complicada. Lamentablemente para las agencias norteamericanas los Myers no utilizan códigos
            criptográficos. Ellos usan un código misterioso, antiguo inventado por los mayas o tal vez por los
      griegos, conocido como el Código Morse. Afortunadamente, Roly se da cuenta de que el
     Código Morse secreto también puede ser de utilidad para la Agencia y se los envía. Gracias a
     su valiosa contribución, la CIA tiene las herramientas para interceptar las comunicaciones entre
     Cuba y los Myers. Los arrestan 15 años después de que Roly es arrestado.


    Por su delito de pasar los códigos secretos a los EE.UU., los cubanos arrestan a Roly en 1994, pero se
    olvidan de cambiar los códigos. Se cree que después de que Roly fue intercambiado a finales del 2014 el
    Congreso cubano finalmente abordará la cuestión de si el G2 debería de una vez por todas cambiar los
    códigos para que los yanquis no escuchen sus conversaciones con sus espías y topos.

    Claro que Jim Popkin no es un individuo muy brillante. Es más bien un tonto útil que le sirve a los propósitos
    del Gobierno americano. Cuando Washington quiere diseminar desinformación al público utiliza a ingenuos
    populares como él para hacer el trabajo sucio. Popkin no se queja porque de cualquier manera queda como
    un duque. Por un lado, puede presumir ante sus colegas que tiene acceso a los agentes secretos en el área
    de Washington quienes le susurran información confidencial al oído. Igual que Simmons, esto le otorga
    credenciales para ser considerado como un experto en asuntos de inteligencia. Sus colegas, que son una
    muesca más pavotes que él, lo envidian porque lo mejor que pueden hacer ellos es calcar sus artículos para
    los medios que ellos representan. Por el otro, Popkin es popular ante el público general porque escribe en
    periódicos de gran circulación. Este estado de cosas le viene como anillo al dedo al Gobierno americano y
    todo el mundo es feliz. Convenientemente feliz!

    Debería ser obvio a estas alturas para las personas inteligentes que la información privilegiada que agentes
    anonimos le susurran al oído a Popkin está a la par de cualquier mentira. De lo contrario, alguien debería
    denunciarlo a él y a esos agentes secretos traidores de Washington al FBI inmediatamente. Están divulgando
    material confidencial y secreto a los enemigos de Estados Unidos por intermedio de Popkin. Están haciendo
    público los procedimientos que siguen las agencias yanquis para detectar a los topos. Los enemigos de
    Estados Unidos pueden tomar medidas para desorientar futuras pesquizas. Tal vez el FBI debería comenzar
    a supervisar a Popkin para ver con qué traidores se reune en secreto. Al parecer, nadie pensó en eso: de
    que los agentes traidores de la CIA puedan estar pasando información clasificada a Cuba, Rusia, China e
    Irán a través de imbéciles como Popkin.

A Roly lo mantuvieron encerrado en confinamiento solitario durante
16 años en la prisión de máxima seguridad de Guanajay. En
noviembre del 2013, unos meses después que Raul Castro y Barack
Obama iniciaron discusiones secretas, de golpe trasladan a Roly a la
prisión de Villa Marista donde se le permitió mezclar con la población
general. El bosquejo de su celda (abajo) lo dibujó Roly en septiembre
del 2011 cuando todavía estaba encerrado en Guanajay.

    Los méritos de Roly

    Roly reunía varios requisitos y condiciones que le sirvían a los intereses de los negociadores americanos.

    1. De entrada nomás, Raúl Castro Cuba no tenía ningún interés operativo en Roly, salvo la venganza.
       El Gobierno cubano simplemente lo estaba castigando por haber pasado información secreta a la
       CIA por medio de Pepe Cohen y por tratar de desertar. Roly no tenía información para darles a
       las agencias yanquis. Si hubiera tenido aunque sea un poquito de información valiosa, Raul Castro
       no lo hubiera soltado. Es así de simple.

       De hecho, es muy sospechoso que Raúl Castro lo trasladó de encierro solitario en la prisión de
       máxima seguridad en Guanajay a la de Villa Marista que tiene un nivel de seguridad más bajo.
       Lo hace poco después de que el equipo de Obama lo ponen en conocimiento de sus intenciones
       de intercambiar a los restantes miembros de la Red Avispa por alguien que no sea Alan Gross.


    2. Roly ya había servido 20 años, casi la totalidad de su condena. Esto automáticamente lo convirtió
    en un candidato ideal para vendérselo al público estadounidense. Aquí tenían a un individuo que había
    estado encerrado casi toda su juventud en una prisión comunista. Si eso no despertaba compasión y
    piedad...

    El razonamiento sería directo en los ojos del público y fácil de asimilar. Este tipo le habrá hecho algo
    bastante feo a Fidel para que lo encerraran por 20 años, ¿y qué más puede ser eso si no espiar para
    los Estados Unidos?

    3. Roly había sido un oficial de inteligencia, una gran ventaja sobre otros candidatos. No hubiera sido lo
    mismo soltar a un disidente político o a alguien que fue arrestado por vender un lechoncito en el mercado
    negro. Nadie podría verificar si Roly en realidad había sido un criptógrafo. Sería fácil cambiar su profesión
    y transformarlo en un criptógrafo. El cuento cobraría fuerza con simplemente decir que ayudó a
    desenmascarar a nombres grandes com la Red Avispa y Ana Montes. Si el retardado de Popkin se comió
    el cuento, ¿cómo no se lo iba a tragar el público? Obama podría decir (y dijo) de Roly lo que quisiera.

    Es así como presentó a Roly como un criptógrafo experto a pesar de que Roly trabajaba en el M-XV,
    el Departamento de Vigilancia de Agentura y escuchas telefónicas. Roly estudió y trabajó como periodista.
    Los cubanos no reclutan periodistas para trabajar de criptógrafos. Tampoco lo hacen los americanos.

    4. Pero también les cayó de perlas a los negociadores de que el M-XV, junto con toda el servicio de
    inteligencia cubano fue desmantelado y reconstruido a mediados de los 90, seguramente a raíz de la
    deserción de gente como Beovides y Cohen. Ningún reportero o detective en los EE.UU. podía verificar
    nada sobre el M-XV o sobre Roly. Los periodistas, los conservadores, y la comunidad de exiliados
    cubanos en los Estados Unidos no tendrían más remedio que aceptar la versión nueva que el presidente
    Obama les proporcionaba.

    5. Y por último aunque no menos importante, Roly podría encajar en el artículo exitoso de Popkin que ya
    había sido absorbido por los fanáticos de inteligencia. Sólo habría que hacerle unos ajustes e incluir a Roly
    y los siempre populares códigos secretos. La gente come fácil los cuentos sofisticados, de esos de tipo
    007. La gente ha sido condicionada por Hollywood a creer que el mundo de espionaje moderno es a base
    de dispositivos de alta tecnología desarrollada por la CIA. Si la trama no es compleja y glamorosa, no es
    creíble.

    En noviembre de ese año, Raúl Castro da la orden de transferir a Roly desde "área especial" en la Prisión
    de Guanajay, donde estuvo recluido en régimen de aislamiento durante 16 años, a la cárcel de Villa Marista,
    donde se le permitió mezclar con la población general. Obviamente, Roly ya era para ese entonces una pieza
    clave en las negociaciones secretas entre Cuba y los Estados Unidos. En una carta fechada el 23 de abril del
    2014 Roly menciona que Alan Gross está en la misma cárcel haciendo huelga de hambre. Dice en aquel
    entonces que cualquier intercambio de espías tendrá que respetar su dignidad. Queda en claro que el equipo
    de Obama ya venía tramando el cuento de Roly desde finales del 2013.

    Cuando los negociadores cubanos y americanos se reunieron por primer vez en secreto, uno de los temas
    en su agenda era soltar a Alan Gross. Los cubanos venían pidiendo a cambio que los yanquis soltaran a los
    restantes miembros de los Cinco Cubanos, también conocidos como la Red Avispa. El problema era que los
    Estados Unidos y en especial la comunidad de cubanos en el exilio consideraban a Gross un rehén, un tipo
    que el Gobierno cubano había apresado para intercambiarlo por los Cinco Cubanos. Nadie al norte del Golfo
    de México quería sentar semejante precedente, especialmente los familiares de cuatro miembros de los
    Hermanos al Rescate, quienes  consideraban a los Cinco Cubanos asesinos después que Fidel les bajó los
    dos aviones en que viajaban. Entonces la tarea de los negociadores consistía en buscarle una solución a ese
    problema delicado. Los americanos sólo tenían que encontrar un candidato adecuado para intercambiar.
    Tenían que adaptar la historia que le iban a vender al público alrededor de este candidato. Tenían que
    intercambiar a Gross por alguien quien había sido un espía, alguien quien le hizo mucho mal a la Revolución,
    alguien desconocido quien nadie pudiera verificar. Ahí es dónde sacaron el nombre de Roly de la galera.
........ De confinamiento solitario en Guanajay............. a población general en Villa Marista (noviembre 2013)

    ¿Entonces? ¿Cuál de las dos versiones es correcta? ¿Cómo fue detectada Ana Montes al fin y al cabo?
    ¿Fue desenmascarada por Simmons y Carmichael cuando ellos escanearon la base de datos de la DIA?
    ¿O fue que Roly les dio los códigos?

    Es posible que encontremos las respuestas a estas preguntas en los mismos artículos de Popkin. Popkin
    publicó su primer artículo el 18 de abril de 2013, justo cuando las negociaciones secretas entre Cuba y
    Estados Unidos estaban en marcha. A la comunidad de inteligencia le encantó la historia. Los fanáticos se
    tragaron el cuentito de Pe a Pa. Tan popular fue su libreto que una compañía de cine decidió comprarle los
    derechos a Popkin para hacer una película de esas de Agente 007. Popkin ni siquiera mencionó a Roly en
    ese artículo ni habló de que la criptografía jugó un papel. En su segundo artículo, Popkin cambia su cuento
    por completo y nadie parece haberlo reprochado a pesar de que este supuesto 'periodista investigativo'
    empieza su nuevo artículo babeando:
Las versiones irreconciliables de Popkin de
cómo capturaron a Ana Montes

    Y Obama finalmente se salió con la suya

    Los espías no caen porque alguien descifró su código. Los espías caen porque alguien los delata. La
    Administración de Obama agrandó a Roly sabiendo que la mayoría de la gente ha sido condicionada por
    Hollywood a tener una visión 007 del espionaje contemporáneo. Los cubanos no utilizan dispositivos 007
    para hacer su espionaje. Son buenos espías porque son expertos en caracterizar a las personas que
    reclutan. Los individuos que le ayudan a Cuba lo hacen por razones ideológicas. Los agentes cubanos
    alimentan la piedad en sus topos.

    Es muy interesante que filtraron la historia de cómo atraparon a Ana Montes con lujo de detalle para lograr
    un objetivo político. Destacaron los códigos, y la gente rápidamente se traga el cuento. En contraste,
    cuando uno investiga la forma en que capturaron a los Myers, no encuentra una sola palabra. El sitio oficial
    de la captura de los Myers dice:

    "¿Cómo el FBI se enteró del espionaje Myers 'no se ha hecho público. Uno sólo puede
    suponer que un agente en Cuba  o un desertor informó sobre él ".

    Quiero decir, si los métodos utilizados por los equipos de contra-inteligencia para detectar y capturar espías
    no es clasificado o secreto, estoy seguro de que una gran cantidad de periodistas, así como los rusos y los
    chinos les gustaría que Obama filtre con lujo de detalles cómo atraparon a los Myers a través de fuentes
    informales como Popkin y Simmons.

    Ana Montes fue descubierta cuando alguien la delató. El agente de la inteligencia femenina anónima que
    supuestamente arriesgó su carrera susurrando a Simmons que había un espía muy arriba en el Gobierno
    de los Estados Unidos fue la hermana de Ana, Lucy Montes. Lucy trabajaba para el FBI haciendo
    traducciones de los diálogos de la Red Avispa, que es la operación de contra-espionaje de dónde
    supuestamente surgió la información sobre el ordenador portátil Toshiba. Lucy ciertamente no arriesgó
    su puesto de trabajo o su carrera, y seguramente sabía que Ana tenía una Toshiba en su casa. Es más
    fácil creer que la premiarían por divulgar la información y no que la castigaran. Si en realidad es una falta
    de seguridad que alguien dentro del FBI sopló información vital que no debía, la agencia estaría investigando
    el asunto. La única razón que mantuvieron el nombre de Lucy en secreto mientras publicaron los de Simmons,
    Carmichael y McCoy es para proteger su relación con su hermana. El caso de las Montes es semejante al de
    los hermanos Kaczinsky donde David denuncia a Ted (el famoso Unabomber).

    Lo único que arriesgó Lucy cuando deschavó a su hermana era que esta la odie de por vida. Es así que
    inventaron la excusa de que fue una agente anónima la que arriesgó su carrera por divulgar la información
    de que había un topo en el Gobierno. ¿Acaso Scott Carmichael arriesgó su vida o su carrera cuando su
    nombre salió a luz como cazador de topos? ¿Acaso el agente especial del FBI John McCoy arriesgó su vida
    o su carrera cuando su nombre salió a luz como jefe del grupo de contraespionaje? Claramente, un pequeño
    soplón como el agente femenino anónima que le contó el dato a Simmons le hubieran dado una medalla... a
    menos que fuera Lucy, en cuyo caso ella les pediría que mantengan su nombre en secreto para no perjudicar
    la relación con su hermana. Es interesante que Lucy ni siquiera estuvo sorprendida cuando se le dijo que Ana
    fue arrestada, y le ofreció su casa a Ana cuando saliera de la cárcel, seguramente por limpiar su cargo de
    consciencia por haberla delatado.

    Resulta que tanto Simmons como Carmichael conocían a Ana Montes años antes de que fue arrestada. Y
    todo el mundo cercano a Ana sabía que tenía ideas izquierdistas, excepto, por supuesto, la gente de la
    Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) encargada de investigar el pasado de sus empleados.

    Así Simmons y Carmichael no encontraron Ana Montes mediante búsquedas en la base de datos de la DIA,
    en gran medida porque el topo podría haber estado en cualquiera de los departamentos gubernamentales.
    Si acaso, Simmons y Carmichael hicieron algo así como ingeniería inversa. Ellos sabían el nombre de Ana
    Montes, que era una zurda, y que actuaba sospechosamente. Ellos ya tenían grandes dudas sobre Ana
    Montes mucho antes de que la información sobre el topo surgiera. Carmichael incluso la había entrevistado
    cuatro años antes de que la arrestaran. Cuando Lucy les dijo que había un topo, todo lo que Simmons y
    Carmichael tuvieron que hacer era comprobar su corazonada.  Ellos simplemente ajustaron la cara a los
    hechos. No fue necesaria ninguna inteligencia sofisticada. Ana no cayó por una búsqueda de la base de
    datos de la DIA. Ana cayó cuando su hermana sospechó que andaba en algo raro y la delató. Roly no jugó
    ningún papel en el asunto.

    ¿Qué pasó con Roly?

    Roly ya cumplió su propósito. Obama lo necesitaba para neutralizar a los exiliados cubanos y a los líderes
    conservadores del Congreso. Él sabía que estos iban a poner el grito en el cielo con el canje de prisioneros.
    Lo iban a considerar una capitulación ante los Castro. Entonces Obama se les adelantó y preparó un cuento
    que le pasó al público como la historia oficial. A los restantes tres miembros de la Red Avispa no lo
    cambiarían por Alan Gross. Lo cambiarían por un tal Rolando Sarraff quien nadie conocía o podría verificar.
    Lo presentarían como un experto criptógrafo y dirían que fue el responsable de la captura de la Red Avispa,
    Ana Montes y los Myers. Como todo el mundo del ambiente conocían estos nombres, sería fácil vender el
    cuento. Los exiliados y conservadores no tendrían más remedio que comerse su bronca. ¿Quién les creería
    a ellos si encima el canje resultaba en la normalización de relaciones con Cuba que tantos hombres de
    negocios americanos estaban pidiendo desde hace años?

    Y que nadie se equivoque. A Roly no lo ocultan por razones médicas o por interrogarlo extensamente. Por
    ejemplo, al desertor soviético Yuri Nosenko lo interrogaron durante más de tres años porque la CIA tenía
    dudas sobre sus credenciales y honestidad. Este no es el caso con Roly. Los Estados Unidos no tienen
    que verificar si Roly es auténtico. Fue el gobierno yanqui junto con el cubano quienes resolvieron soltarlo a
    Roly. Si el gobierno de Obama le dice que no pueden permitir que la prensa entreviste a Roly hasta que las
    agencias de inteligencia terminen de interrogarlo y que este proceso tardará 8 ó 10 meses, ya sabe que
    esto es una mentira. A Roly lo están ocultando nada más que para mantenerlo aislado de la prensa.

    Por encima de todo, el presidente Obama contaba con el hecho de que la prensa y el público tienen una
    memoria muy corta. Obama predijo correctamente que la gente se olvidaría pronto del tema del canje y se
    distraerían con el tema de las nuevas relaciones con Cuba. Él sabía que la cuestión del canje moriría
    rápidamente por amnesia, una versión multimedia de veto de bolsillo. Sólo ha pasado un mes desde que lo
    intercambiaron a Roly y el pobre ya dejó de ser noticia. Roly es ahora historia.
Rolando Sarraff Trujillo... no entregó a Ana Montes
Rolando Sarraff Trujillo


Confesiones de un Espía

Guerra de las Palabras

Traicionero Traicionado

Cómo Intel perdió sus Pents

...no enteregó a Ana Montes

"He estado siguiendo el caso de Ana Montes por más de una década,
y la retraté a ella y a su familia para el Washington Post Magazine el
año pasado. A pesar de entrevistas extensivas con los oficiales que
la persiguieron - e incluso con acceso a un perfil secreto que la CIA
hizo de Montes - jamás aprendí de la existencia del 'geek' cubano
de códigos que ayudó a derrumbarla."
Inicio      

El Crazy Che      

Extinción       

Física Matemática      
Hipótesis de la Soga