Temporada de alta traición

    En enero de 1992, teníamos cita en el Hotel Riviera para reencontrarnos con Pepe Cohen después de 2
    años. Caminábamos a las carreras por el Malecón, la avenida que bordea el mar en la Habana, porque
    estábamos tarde. En el apuro no nos dimos cuenta que el Capitán Mario Dortas (alias 'Ramón') y Pepe
    nos venían siguiendo por varias cuadras riéndose de cómo la arrastraba a las carreras a mi esposa.
    "¡Mira lo rápido que está corriendo el gringo arrastrando a su pobre esposa!" Al final nos alcanzaron y
    nos sorprendieron por la espalda. Para Pepe y para nosotros fue un gran momento. Había pasado mucho
    tiempo a pesar que nos escribíamos cada tanto.

    Caminamos todos juntos más tranquilos hacia el hotel y Ramón usó su tarjeta privilegiada para abrir las
    puertas. Nos llevaron a una linda habitación que el Ministerio del Interior había reservado (o que está
    perpetuamente reservada para estos propósitos) y los cuatro nos sentamos alrededor de - ¿qué más?
    - ...una botella de ron para disfrutar de una charla de bienvenida. Mi esposa y yo les narramos cómo
    impulsivamente decidimos visitar a Cuba a último momento durante nuestras vacaciones en Colombia.
    No pasaron ni 10 minutos cuando Ramón se excusó para ir al baño. Pepe aprovechó ese momento para
    explotarnos la bomba en la cara: "Billy, he cambiado. Voy a verte esta noche en tu hotel." La tremenda
    onda expansiva que corría a través de nosotros es indescriptible. Pepe estaba dirigiéndose a mí con mi
    nombre verdadero. Todos en Cuba me conocían como Enrique. ¿Era éste el  mismo Pepe con el cual
    habíamos hablado dos años atrás? ¿Era éste el comunista fanático, admirado por sus compañeros de
    trabajo, despreciado por su propia familia, que defendía a la Revolución a capa y espada, diciendo que
    iba a morir peleando en la Sierra Maestra si los yanquis invadían?

    Años más tarde iba a descubrir en un programa de Miami por la lengua mentirosa del propio Pepe que
    al Riviera lo habían pinchado de pies a cabeza por lo menos desde 1988. El trabajo fue contratado al
    servicio secreto de Alemania Oriental (la Stasi) por el Ministro del Interior Ramiro Valdés que, según el
    investigador Jorge Luis Vázquez -- también en el programa -- era "sospechoso de todo y de cualquier
    persona". ¿Y por qué no sospecharía el G2 cubano de nosotros si yo había abierto la boca y me burlé
    de los revolucionarios en sus caras en enero de 1990 y ahora habíamos llegado a la isla sin aviso previo?
    ¿Qué había escrito en el informe a sus superiores el Teniente Pepe, el comunista fanático que nos sirvió
    de guía en nuestra primera visita? La respuesta es que Fidel, quien se tomó todas estas molestias y
    gastos para agradecernos personalmente por ayudar a su Revolución, decidió no encontrarse con nosotros.

    Lo que hace que sea aún más traicionero lo de Pepe es que Ramón nos trasladó desde el St. John's al
    Riviera al día siguiente. En los días siguientes nos reuniríamos con Pepe 'en secreto' en nuestra habitación
    "privada" y ahí los tres conspiraríamos delante de cámaras y grabadoras ocultas. Pepe nos puso a
    resguardo diciéndonos que el G2 tendría que llevar a cabo una operación especial para instalar aparatos
    si nos querían grabar. Dijo que no había sospechas sobre nosotros, que no había nada de que temer, y
    que a él lo notificarían de semejante operación porque era nuestro guía. En retrospectiva, todo el cuento
    fue planeado y supervisado por el Ministerio del Interior. La CIA y el FBI estarían de acuerdo con mi
    razonamiento durante nuestras extensas reuniones a finales de marzo de 1993.
Rolando Sarraff Trujillo - Traicionero traicionado

    La obertura a las agencias de Estados Unidos no podría haber comenzado de peor manera. Duró muy
    brevemente y terminó con nuestra fuga. Después de que Bob Baker me dijo que yo no iba a viajar a México,
    nos dimos cuenta de que íbamos a terminar en la cárcel y nuestros hijos en un orfanato... a menos que
    saliéramos corriendo. Me deshice de siete grandes bolsas negras de cosas que no quería que caigan en
    manos del FBI y entre sollozos empacamos lo que podíamos llevar, incluyendo a nuestros dos chicos, y
    echamos a correr por 7 meses. Nos escapamos a México y luego a Alemania durante el puente de tres
    días del Día del Trabajo. En Alemania, un abogado nos dijo que el Gobierno alemán nos extraditaría a los
    EE.UU. No nos podían proteger. No hubo más remedio que regresar a los EE.UU. y comenzar una nueva
    vida con nuevas identidades. Regresamos a México y desde ahí mi esposa se fue con los chicos a Colombia
    para recoger a nuestro tercer hijo que estaba estudiando allí. No queríamos que termine siendo rehén de
    los EE.UU. o de los cubanos. Yo crucé la frontera como siempre lo hacía, de manera ilegal, utilizando
    documentos de identidad falsos que me había hecho en los últimos años. Crucé ida y vuelta tres veces,
    primero para conseguir un auto y recoger las cosas que había almacenado en un hotel. Despues para
    recoger a mi esposa e hijos que para ese entonces habían volado desde Colombia. Desgraciadamente,
    el Gobierno mejicano deportó a mi esposa de nuevo a Colombia, añadiendo enormemente a nuestras
    frustraciones. Mi esposa tenía visa para entrar a los EE.UU. mas no para entrar a México. Le dieron la
    opción: o directo a USA o de regreso a Colombia. Decidimos que era mejor que regrese por Mexico
    cuando le dieran la dichosa visa. Finalmente cruzamos todos con mi coche por El Paso, Texas, y
    empezamos otra vida de gatos corridos por ratones. El FBI todavía nos estaba buscando en Alemania.

    Durante siete meses, viajamos por carretera como gitanos, yendo de campamento en campamento
    mientras que el FBI seguía la huella de nuestras tarjetas de crédito y nos buscaba en hoteles. A los
    chicos les encantó. No tenían clases. No teníamos trabajo. Unas vacaciones eternas. Finalmente
    aterrizamos en Phoenix, Arizona, y cambiamos todos de nombres. Empezamos un negocio de limpiar
    casas en un mercado natural: las comunidades de jubilados en Sun City y Sun City West.

    Pero mi suegra se estaba muriendo y mi esposa decidió viajar a Colombia para verla por última vez.
    Hicimos planes de una vez para que visite a Cuba de incógnita con el fin de encontrarse con Roly y
    con Pepe. Estábamos ansiosos por saber que les había pasado después de nuestra huida.
    Seguramente Luis Agüero hizo saltar la alarma en Cuba cuando no aparecí a nuestro encuentro en
    México. En una de mis llamadas desde la ruta, el agente especial King me había dicho que iba a
    agitar la colmena si yo no regresaba a hablar con el FBI y que eso tendría el potencial de destapar
    la olla del PR-2 en Cuba. No tuve ninguna duda de lo que eso significaba. Fidel los fusilaría. Entonces
    teníamos que salvarlos como pudiéramos si pudiéramos. Teniamos que hacer el intento.

    Salió de Estados Unidos con documentación falsa, consiguió visa para Cuba en Bogotá con su pasaporte
    de soltera, y se coló en un tur de mujeres que viajaban para una convención en La Habana. Tomó un taxi
    hasta el apartamento de Pepe la primer noche y dejó una nota al pie de la puerta con el dibujo de una
    cruz, un código que habíamos establecido indicando que estábamos en la ciudad. A la mañana siguiente
    Pepe se fue a trabajar y no vio la nota a sus pies cuando cruzó el umbral de su casa. Alrededor de una
    hora más tarde, Nila apareció en la puerta y Lázara no podia creer lo que veía. Esa noche, Roly, Pepe,
    y Lázara se reunieron 'en secreto' en el baño oscuro de Pepe y susurraron sus experiencias por temor
    a que Fidel estuviera escuchando. Lázara iba y venía trayendo café.

    Nila no tuvo que preocuparse por cómo iba a volver a los Estados Unidos. Nuestro plan original fue que
    volviera por México, pero hicimos nuevos planes después de que salió de Cuba y me llamó de Bogotá.
    Me dijo que Pepe y Roly me pidieron que me entregara nuevamente al FBI. Ella tenía una noticia increíble
    - literalmente! El Mayor Onelio Beovides (alias René), el oficial de segundo rango del M-VI, había huido
    del país y estaba en manos de la CIA. Y Pepe, Roly y Lázara habían proporcionado alguna información
    adicional que, junto con la deserción de René, establecería sus credenciales con las agencias
    estadounidenses.

    Llamé a Jim King y le di mi paradero. Cuando Nila regresó el FBI nos trajo a Austin y nos instaló en un
    hotel. Nos "interrogaron" durante toda una semana, incluyendo unas sesiones con el detector de mentiras.
    El resultado no estuvo ni siquiera cerca de lo que me había imaginado. En vez de nosotros convencerlos
    a ellos de que Pepe, Roly y Lázara eran auténticos, ellos nos convencieron a nosotros de que Pepe,
    Roly y Lázara estaban secretamente trabajando para Fidel. No pudimos creer que nuestros 'amigos'
    nos habían traicionado durante todo este tiempo. Era hasta cómico. Corrimos, corrimos, corrimos, y
    terminamos en el mismo lugar! Era muy probable que los agentes cubanos no tenían otra opción, que
    estaban trabajando bajo presion, pero el 1 de abril, en nuestro 17avo aniversario, no había ninguna
    duda en nuestras mentes que el Ministerio del Interior de Cuba estaba detrás de toda esta trampa.
    Pepe nos había estado engañando desde enero de 1992. Las probabilidades de que el PR-2 fuera
    genuino no figuraban dentro de las leyes de la estadística.

    ¿Cuáles fueron las inconsistencias? ¿De qué sospecharon el FBI y la CIA?

    Entre ellas...

    1. Pepe se confesó en una habitación del Riviera reservado por el Ministerio del Interior.
         Esperó a que el capitán Dortas nos dejara a solas. Parecía como si ensayado, como
       si usaran la excusa para brindarle la oportunidad a Pepe para declararse. ¿No había
       sospechas sobre nosotros? Eso era poco creíble. Incluso, Pepe nos contó en algún
       momento que el capitán Dortas le dijo que a lo mejor nos había enviado la CIA para
       caracterizar y posiblemente reclutar a agentes cubanos.

    2. Según el FBI, el material que el PR-2 envió era "bueno", pero no temblar la tierra, justo
       lo que cabe esperar de una operación encubierta de Cuba. Cuelgan un gusano al final
       de la línea y dejar que ellos muerden. El equipo del FBI / CIA concluyó que la gente de
       Fidel fueron atrayendo a una trampa donde agentes estadounidenses serían capturados
       en el acto de intentar extraer agentes de inteligencia cubanos de la isla. Ya había
       sucedido una vez antes. Ellos no quieren estar en el noticiero de la noche cubana de nuevo.

    3. Fidel conoce cada hoja que se mueve en la isla. Él tiene ojos en todas partes. Pero aquí
         nos iba y venía con Pepe y Roly a sus hogares y de sus padres "hogares" en secreto "y
         nadie se enteró de ello?

    4. Me llama Pepe de Alemania cuando escapé de la FBI. Roly y le tenían que correr con
         sus familias y sus armas a la embajada más cercana y pedir asilo. No lo hicieron. Le
       dijeron a Nila que, afortunadamente, el sistema de escucha se redujo esa semana.
         ¿Cómo lo sabían? ¿Por qué esperaron para determinar que cuando sus vidas estaban
         supuestamente en juego?

    5. ¿Por qué no Lazara proporcionar una cryptocard establecer sus fonafides con la CIA
         si trabajó en los criptojudíos Análisis / Criptografía Directorios. Esa información habría
         sido más útil que todos los nombres que proporcionaron Pepe y Roly.

    6. María Luisa Hernández, madre-en-ley de Roly trata de los EE.UU. y me envía un
         paquete. Ella pide una extensión para permanecer en los EE.UU. otros tres meses,
         tiempo suficiente para permitir que envíe la palabra de nuevo a Roly y Pepe través de
         ella que me puse en contacto con la CIA. ¿Cómo sabía que yo estaba realmente iba a
         hacerlo? Más tarde, María Victoria de Bernard, un amigo de Pepe sale. Ella es una
         artista de 32 años que me dice que está sorprendido de que ella consiguió un visado
         de salida. Fue Fidel detrás de todo esto?

    La lista seguía y seguía. Simplemente había demasiadas coincidencias e improbabilidades. Las agencias
    no muerden. Decidieron esperar. Tres mensajeros más tarde, los miembros cubanos de la PR-2 tenían
    nada que mostrar por sus esfuerzos. No habían establecido sus bonafides.



    Cómo Roly quedó atrapado

    Mientras que los agentes cubanos estaban a salvo en su pequeña isla, sufriendo más que los rigores de la
    vida cotidiana a la que estaban acostumbrados, mi vida se había vuelto del revés y desgarrado. Con el fin
    de obtener una medida de la estabilidad de nuevo en ella tuve que conseguir un trabajo, pero que volvería
    a contratar a un ex espía de la tecnología con un registro, siempre que la mía? Advanced Micro Devices
    estaba buscando por todas partes para mí y Pete Costner, Jefe de Seguridad de AMD, mantuvo acosando
    Jim King y John Grant para decirle dónde estaba. ¿Qué clase de oportunidad tenía que tengo de trabajar
    en la industria de semiconductores nunca más con tales antecedentes y un sabueso como acosarme? Jim
    King se le ocurrió una solución: que él y el agente especial John Grant usaría para las referencias. El que
    llama, ellos responder por mí. Finalmente conseguí un buen trabajo en la Corporación Intel, competidor de
    AMD, en Chandler, Arizona y Jim King quiso comentar que un día fue una suerte que estas empresas no
    hacen un cheque de fondo. "No hay mucho que se podría apareciendo."

    Sin embargo, Pete Costner no se dio por vencido. Enojado por lo que había hecho él circuló mi nombre en
    la Asociación de la Industria de Semiconductores. John Grant me dijo un día que "Pusieron un cartel quería
    para usted por allá." Le pregunté si las palabras debajo de mi cara me leen "Dead or Alive" y ambos rieron.

    La apuesta de Costner dio sus frutos. Un día recibí una llamada del jefe de seguridad de Intel Steve Lund,
    un ex agente del FBI. Él quería que yo coopero en una investigación "interna" como es requerido por mi
    contrato con Intel. Al parecer, Lund quería reunir pruebas para una "investigación externa '- AMD - una
    cooperación irónica entre estos dos enemigos. John Grant no pudo hacer nada para protegerme de estos
    buitres. Era una cuestión de tiempo antes de que me despidan. Yo tampoco cooperó con Intel y me fui a la
    cárcel o que no cooperen y que tendría que buscar un nuevo trabajo, por cierto, no en la industria de
    semiconductores. Rey y Grant probablemente no iban a salir de su camino para recomendarme para otro
    trabajo cuando estas dos empresas gigantes que ya estaban en el proceso de atar la cuerda alrededor de
    la rama.

    Decidí tomar un poco de seguros. Intel había instalado un terminal en mi casa para que pudiera apoyar el
    área de fabricación 7/24. Yo sigilosamente obtuve autorización de seguridad de mi jefe Rodney Baba para
    iniciar sesión en la base de datos de Albuquerque donde fabrican el Pentium estado-of-the-art. Sabiendo
    que la seguridad era sensititve a descargas, me desplacé a todo el sistema de especificaciones en dos
    días, unas 12 horas cada uno - no es un trabajo trivial - y filmaron la pantalla. Luego nos hicimos nuestras
    maletas con mi esposa y viajamos a Atenas, Grecia.

    Sin embargo, Steve Lund también estaba trabajando horas extras en el caso. Contrató a un detective para
    seguirme y este hombre descubrió que mantuve una caja de almacenamiento Surgard bajo el nombre de
    Bill Green donde pongo algunas cosas antes de ir a Grecia. Yo había colocado varias de las cintas que
    había hecho de los agentes del FBI y de la CIA en los últimos dos años, así como una copia de las
    especificaciones Pentium de Intel. Cuando volvimos de Grecia, se desató el infierno. Recibí una llamada
    de dos detectives, Slade Castaña y Al Hiser del Departamento de Policía de Phoenix. Querían hablar
    conmigo sobre el robo que se había producido en el almacenamiento Surgard. Eso fue divertido? Roban
    mi almacenamiento y los agentes quieren hablar conmigo? Es como si alguien robar el banco y arrestar a
    los depositantes que estaban de pie en la fila.

    Afortunadamente, Steve Lund llama antes de ir a la comisaría y me tranquilizó. Yo iba a ir a la cárcel. Él
    me dijo que tenía en sus manos una bolsa que algunos buceadores de contenedores de basura venden
    a él por $ 500 que contienen las cintas que incluían material propiedad de Intel.

    ¿Eh? Interrumpir? Buzos Dumpster? La policía atrapar a dos ladrones, pero los dejó ir? No hay cargos
    presentados? Y la policía quiere hablar conmigo? Si eso no era la historia fishiest que has oído hablar!

    Lund también me dijo que le había dado algunas cintas que había hecho de los agentes de la FBI. John
    Grant no estaría muy contento cuando se enteró de que yo había estado filmando y grabando los agentes
    desde quién sabe cuándo.

    Me fui a trabajar el martes 31 de mayo de 1994, con la convicción de que era el último día de mi vida.
    Steve Lund no molesta esas expectativas demasiado. No 15 minutos habían transcurrido cuando Lund
    y seis soldados Intel entró en la habitación, asustando a la mierda de mis compañeros de trabajo
    sobresaltados, y me pidieron mi tarjeta de identificación. El pelotón me acompañó hasta la puerta, tal
    vez temeroso de que yo podría deslizar un poco más de la tecnología en el camino, y me fui a otra
    aventura.

    Mis problemas no habían terminado. Mi esposa me llamó mientras yo estaba en el camino a casa y me
    dijo que Grant fue corriendo a nuestra casa. Afortunadamente, le gané al sorteo. Llegué a casa, tomé
    mi pasaporte, algunas cintas críticos que tenía, y algunas monedas de oro, las puse en una caja, y
    ataron una cuerda alrededor. Luego, lentamente, bajé la caja sobre la cerca en mis vecinos patio
    trasero. Si subvención llegó con una orden de registro, sería un poco decepcionado.

    Grant y otro agente, que se presentó como Jack Smith, no vienen en muy bien. Ellos irrumpido y, tengo
    que creer que Smith fue enviado para asegurarse de que Grant no me mató. Grant estaba furioso.
    "¿Por qué nos filma? ¿Por qué nos grabar? "

    Me senté allí como un niño haciendo pucheros y esperando a que la furia a apagarse, pero no fue hasta
    Subvención tomó su maletín y cerró de golpe tan duro como pudo contra mi mesa de plástico tambaleante.
    Se había perdido mi pierna por una pulgada. "¿Sabes lo que eres, Billy? Tú eres Dios maldito paranoico! "

    Esperé estratégicos 3 segundos antes de responder en voz baja. "Cuando estás trabajando con el FBI y
    la CIA, si usted no es paranoico, estás muerto!"

    Ese fue el hechizo mágico. Los dos agentes lanzaron su tensión y se rieron a carcajadas durante más de
    un minuto. Antes de salir, Grant se acercó a mi horno de la que en secreto le había filmado muchas veces
    y saludó adiós a una cámara inexistente.

    Recogí mis pertenencias, dijo adiós a mi fiel Sancho Panza y Don Quijote estaba una vez más en un paria,
    vagando por el mundo, buscando los molinos de viento para apuñalar con su lanza. Viajé primero en Buenos
    Aires para conseguir algunas cosas en orden y luego a Colombia, donde me quedé por un par de meses la
    realización de copias de mis cintas y la organización de los volúmenes de información que había sacado de
    la detección de los Estados Unidos de que estaba siendo monitoreado y que tiene más asuntos en Bogotá,
    me fui de nuevo al sur de Buenos Aires donde me sentía más en casa.

    Llegué el 16 de septiembre de 1994, y parte de mi objetivo era vengarse de los agentes cubanos por haber
    arruinado mi vida. La primera semana envié tres paquetes que contienen cartas y cintas a tres embajadas
    cubanas. Los paquetes eran todos iguales, y la principal carta fue dirigida al coronel Agustín Broche (alias
    Marcos) el jefe de la M-VI y Pepe superior. Le dije a Marcos que Pepe era el que suministraba información
    a la CIA a través de mí. Las cintas y las cartas que me cerrado también dejaron claro que Roly y Lázara
    estaban en él también. Lo que no sabía era que Pepe había logrado salir de la isla el 18 de agosto de 1994,
    aproximadamente un mes antes. Me había perdido el perro afortunado por una pulgada!

    Pero no puedo imaginar que Marcos no tomó ninguna medida con respecto a los otros dos después de lo
    que había en el paquete. Y tengo que creer que Baudilio Quintiliano, a quien conocía personalmente y que
    todavía trabajaba en la Embajada de Cuba en Buenos Aires, recibió el paquete que le envié. La forma en
    que pensé había tres posibilidades:

    1. Si el Gobierno cubano estaba detrás de la PR-2, a continuación, Fidel sabía todo
    sobre Roly y Lázara porque él los envió a propósito de canalizar la información a la
    CIA a través de mí. Fidel se hubiera reído de mi carta y no tomar ninguna acción.

    2. Si, en cambio, el Gobierno de Cuba no sabía nada de la PR-2, Fidel habría arrestado
    Roly y Lázara y los dos ejecutados.

    3. Si Fidel sabía todo acerca de la PR-2, que tomaría ninguna acción. Pero entonces
    Pepe escapa y ahora que tenía que haber sospechas de que tal vez Roly y Lázara
    también tenían planes secretos.

    Personalmente, creo que este último es lo que realmente ocurrió porque Lázara fue detenido brevemente
    para ser interrogado cuando Pepe escapó. Sin embargo, desde la M-VI sabía de participación Lazara'a en
    la PR-2, todo con ella estaba en orden. No tenía ni idea de que Pepe estaba a punto de escapar - tal vez
    temía que el matrimonio más que él temía Fidel. Esa respuesta habría satisfecho los interrogadores. María
    Victoria de Bernard me había dicho que Lazara había dejado su trabajo en el Ministerio del Interior en marzo
    del 1994 con el fin de cuidar de sus tres hijos. Y Lazara no estaba planeando activamente para salir de la
    isla. Así que ella se convirtió en irrelevante para el Ministerio del Interior en todos los sentidos. Ellos
    simplemente mantienen un ojo en ella de vez en cuando. Lázara fue sin duda observó después Pepe
    desertó como la familia de Onelio Beovides (René) fue visto después de que presuntamente desertó.

    Roly, por otro lado, que no fue detenido. Suponiendo que el Ministerio del Interior sabía de él que pertenece
    a la PR-2, no había nada en mi carta que los tomadores de decisiones no sabían. Sin embargo, la huida de
    Pepe sin duda tuvo que levantar una bandera. Tal vez los tres participantes que el Ministerio del Interior
    había seleccionado a mí embaucar no estaban actuando en frente de las cámaras. Tal vez lo que realmente
    pretenden fugarse.

    Lo interesante es que Roly fue enviado a trabajar en el extranjero en Rusia. Tenga en cuenta que Roly no
    era un criptógrafo como el presidente Obama declaró en la televisión nacional. .Roly Sabía absolutamente
    nada acerca de la criptografía. Todo lo que él sabe sobre criptografía después del gobierno de Estados
    Unidos libera de él están los rudimentaries de criptografía que la Agencia le enseñó en estos días en la
    preparación de sus conferencias de prensa. Roly no está siendo interrogado ni se comprueba médicamente
    más de lo que Alan Gross es. Roly está pasando por una empinada curva de aprendizaje mientras escribo.
    Roly era un hombre gadget. Plantó errores y entrevistó a personas de caracterizarlos y determinar quién
    era leal a la Revolución. Luego escribiría informes a sus superiores. Roly trabajó en la M-XV que hizo las
    escuchas telefónicas y la vigilancia de los agentes. El M-XV no hizo Criptografía (M-VIII) o análisis
    criptográfico (M-XI). El sistema cubano en ese momento y, ciertamente, hoy en día, al igual que el sistema
    de los EE.UU., está estrictamente compartimentada. Una sección no sabe nada de lo que está pasando
    en su departamento de la hermana. Por lo tanto, Roly no sólo no funcionaba en criptografía, no tenía
    acceso a los códigos o información criptográfica, y mucho menos a los cifrados utilizados para comunicarse
    con los lunares y espías en el campo. Esta información es celosamente custodiado y controlado con mucho
    cuidado.

    Pero la información que envié al Ministerio del Interior, sin duda tuvo que seguirlo a Moscú. Aquí estaba un
    hombre que se suponía iba a vigilar a las personas en la embajada que fue a su vez siendo vigilado por otros,
    espías que se aprovechan de la información que tienen sobre otros espías. Los agentes de contraespionaje
    fueron sobre él. El traidor había sido traicionado.

    Pepe lo niega hoy, pero Roly estaba en contacto con él. La CIA había establecido un agujero de gusano en
    el universo paralelo invisible de la inteligencia cubana a través de estos dos amigos cercanos. Ese fue el valor
    de Pepe a la CIA. Es por eso que él vivió los primeros años en la vecindad de Langley. Lo hicieron a través
    de terceros que tanto conocía y confiaba.

Rolando Sarraff Trujillo


Confesiones de un Espía

Guerra de las Palabras

Traicionero Traicionado

Cómo Intel perdió sus Pents

...no enteregó a Ana Montes
Roly? A cryptographer who
passed codes to the United
States? Obama's really got
to be kidding!
Roly fue sentenciado a 25
años de prisión. Cumplió
20 de ellos hasta que el
Presidente Obama lo liberó
en el canje de espí
as del
17 de diciembre del 2014.

    Lo que el Gobierno cubano no sospechó es que Pepe estaba realmente tratando de desertar. Pepe
    efectivamente había sufrido un revés filosófico después que me burlé de su bendita Revolución durante
    nuestra estadía de cuatro semanas en Cuba en 1990. Los golpes que le di convirtieron a este revolucionario
    en un ateo de la religión del comunismo. Sin embargo, después de haber despertado de su roja hipnosis,
    Pepe mantuvo el secreto alejado de todos sus compañeros y luego sólo lo compartió con amigos muy
    cercanos y familiares. En otras palabras, Pepe no estaba actuando completamente delante de las cámaras
    de Fidel. O se podría argumentar que actuaba de modo tan natural porque realmente había hecho un vuelco
    filosófico. Por su gran actuación, la Revolución lo premió con la versión fidelista versión del Oscar. El Barbudo
    lo ascendió de teniente a capitán. A las pocas semanas de esa promoción Pepe se montó en una balsa y
    navegó lejos de su tierra natal sin siquiera decirle adiós a su esposa.

    Pero Pepe no me dio ninguna información de inteligencia ni me pidió que hiciera contacto con la CIA en ese,
    nuestro segundo viaje. Simplemente conspiramos y hablamos de como sacarlo a él y a su familia de la isla
    por la Marina Hemmingway. Y a pesar de que ya habíamos conocido a su esposa Lázara en secreto, todavía
    no habíamos conocido a Roly. Con el fin de tener un pretexto de verlos de nuevo a Pepe y a Lázara, les
    dijimos a nuestros controladores cubanos - el Capitán Dortas y el Mayor Onelio Beovides (alias René) - que
    nos encantaría volver en seis meses durante nuestras próximas vacaciones, y a ellos les pareció una buena
    idea. Fue así que en marzo, durante nuestra reunión programada en México, decidimos con Luis Agüero,
    nuestro contacto en México, de encontrarnos todos en Cuba para mediados de año. Luis estaba haciendo
    planes para viajar para esa fecha y posiblemente los jefes del M-VI lo obligaron a compaginar sus vacaciones
    con la de nosotros.

    En junio viajamos por tercera vez a Cuba. Los cuatro de nosotros -- Luis y yo y nuestras esposas -- nos
    encontramos en la isla. Ahí vimos de nuevo a nuestro contacto en España - Feliciano Díaz Pacheco (conocido
    como Felix). No lo habíamos visto desde que nos devolvió nuestros pasaportes autóctonos en Madrid en enero
    de 1990. Fue en ese, en nuestro tercer viaje a Cuba, que Pepe me pidió que nos entregáramos a la CIA.

    Una noche Pepe nos invitó a su apartamento en Vedado y nos presentó a su amigo de la secundaria, el
    teniente Rolando Sarraff Trujillo (conocido como 'Roly'). Roly también nos llevó una noche a su casa en Playa.
    Los tres, junto con nuestras esposas, formamos el grupo PR-2 (Partido Revolucionario 2), el nombre que
    Pepe le daría a nuestra célula subversiva. Pepe y Roly habían preparado una lista de nombres y algunas
    fotografías para que yo las entregue a la CIA y establezca sus credenciales y declare sus intenciones. Mi
    esposa casi se desmayó cuando escuchó lo que estábamos haciendo. Me miró y me preguntó: "¿No vas a
    ir a la CIA, no? Pero en la expresión de mi cara encontró su respuesta. Estaba más loco que Don Quijote.
    Estábamos en esto en serio y no había vuelta atrás. El agente especial del FBI James King nos diría más
    tarde que había razones operacionales para introducir a un tipo como Roly en el grupo, por lo que la adición
    de Roly sólo levantó más sospechas en las agencias norteamericanas.

    Me entregué a la CIA el lunes 13 de julio de 1992. Viajé a Langley y derramé mis tripas a una agente de
    caso  llamada Katie. Seis semanas más tarde, agentes especiales del FBI Jim King y Bob Baker, del FBI
    de Austin, Texas, aparecieron en nuestra casa y les contamos con lujo de detalles lo que habíamos hecho
    en los últimos 10 años de nuestras vidas. En su segunda visita al día siguiente los agentes nos pidieron
    permiso para grabar la reunión. Habían traído una grabadora grande para ese propósito y es así que
    documentaron nuestras confesiones. Yo estaba un paso adelante de ellos. Yo los había estado grabando
    en secreto desde que visité a la CIA.

    Nos reunimos con los agentes del FBI por cerca de tres horas en cada uno de tres días consecutivos.
    Durante esa semana los agentes me pidieron que preparara el material que debía entregar a Luis Agüero
    en septiembre en  Piedras Negras, México, para que la CIA determinara si me iban a dejar viajar al encuentro.
    Le entregué el material técnico que saqué de AMD a Bob Baker la semana siguiente. Fue así que el FBI se
    convirtió en cómplice del robo de materiales de AMD. Pero si la CIA decidía no llevar a cabo la operación de
    contraespionaje que estaba planeando, el FBI podía usar esos mismos materiales para traerme cargos
    criminales a mí. Ya tenían nuestras confesiones voluntarias en cinta. Al final de cuentas la CIA decidió no
    proceder con la operación. Para nosotros eso significó que los agentes del FBI nos habían engañado. Con
    el cuento de la operación de contraespionaje tenían material técnico robado y nuestras confesiones.
Fidel canceló su cita con nosotros después
de haberse tomado el trabajo de traernos a
la isla a través de varios países. ¿Qué le
habrá contado el Teniente Pepe Cohen en

su informe para que el Barbas tomara
semejante decisión?
Por que lo promueve
a Pepe a capitán en 1994?
Inicio      

El Crazy Che      

Extinción       

Física Matemática      
Hipótesis de la Soga    

    Roly fue llamado de nuevo a La Habana con un pretexto y, poco después de aterrizar en Martí fue arrestado
    y guardar para siempre. Pepe perdió el contacto y fue dejado de tener utilidad para la CIA. Se convirtió -
    ¿qué más? - Un vendedor de Amway éxito. Y Lazara terminó en su propia prisión, esperando ahora por 20
    años para el Gobierno cubano a concederle un visado de salida. Aunque los tres de estos individuos son
    excelentes seres humanos y los amo por lo que eran, yo nunca me perdonaré su traición vil a pesar de que
    soy sensible al hecho de que estaban bajo presión para actuar contra mí en Cuba. Fuimos a Cuba con mi
    esposa para ayudar a ellos ya sus hijos a salir y nos apuñaló por la espalda. Tenían varias ocasiones para
    susurrar en ciertas zonas que visitamos que todo era un montaje.

    Y traidores traicionan entre sí. No sólo hizo Pepe me traiciona, pero traicionó a Roly y Lázara también. En la
    carta Pepe escribió en marzo del 1993, leemos algunas famosas últimas palabras:

    "Voy a tratar de viajar aunque sólo sea por negocios. Propósito de verte. Cuando
    dejamos con [nuestros] familias que no volveremos [a] Cuba. Sólo para luchar por
    el cambio. El que sale primero de nosotros dos tiene que esperar a que el otro.
    Todos estamos decididos a salir antes por ejemplo en [a] contenedor, en [a] valija
    diplomática si la situación lo requiere ".

    Bueno ... Pepe no esperó a Lazara o para Roly. Hizo planes por su cuenta cuando se dio cuenta de que la
    CIA no iba a ir a por él. Pepe dejó Lázara y Roly detrás de la celebración de la bolsa. Junto con mi denuncia,
    cuesta Roly 20 años de su vida. Hice un poco menos. Yo sólo 3 hice.